Demuestran su poder

Josh Beckett volvió a lucir como un fuera de serie y Manny Ramírez aumentó su cosecha de impulsadas para que los Medias Rojas de Boston masacrasen el miércoles 13-1 a los Rockies de Colorado y se apoderaran de la ventaja tras el primer juego de la Serie Mundial. Así, de manera fulminante, los Rockies sufrieron su primera derrota en tres semanas y media, y evidenciaron que ese récord de ocho días de descanso tras barrer en cuatro juegos su serie de campeonato de la Liga Nacional quizás no fue la mejor ruta. Los Rockies distaron años luz de la máquina trituradora que ganó 21 de sus últimos 22 juegos para alcanzar su primer Clásico de Otoño. Boston, que en el 2004 quebró un maleficio al ganar el Clásico de Otoño después de una eternidad de 89 años, fue la otra cara de la moneda bajo una pertinaz llovizna durante toda la noche en el Fenway Park. Para el segundo juego el jueves, el novato dominicano Ubaldo Jiménez abrirá por los Rockies y tendrá como rival a Curt Schilling, un curtido veterano de 40 años con dos títulos de Serie Mundial en su hoja de servicios. El triunfador del primer juego ha terminado coronándose campeón en nueve de los últimos 10 clásicos, y en 62 de las 102 que se han disputado. Casi sin despeinarse, los Medias Rojas le pasaron por encima la aplanadora a Colorado y lo hicieron sin perder tiempo, cuando Dustin Pedroia conectó un jonrón en el primer turno del juego inicial, apenas el segundo jugador que lo hace en la historia de los clásicos. El otro fue Don Buford de Baltimore en 1969. La ofensiva de Boston disparó 17 hits, nueve de los cuales fueron extrabases, contra los lanzadores de Colorado, cuyo abridor estelar Jeff Francis no pasó más allá del cuarto inning. El dominicano Ramírez se fue de 3-3 y empujó dos de las carreras de Boston. Su compatriota David Ortiz, Pedroia, Jason Varitek y J.D. Drew también remolcaron dos cada uno. Ramírez lleva 16 impulsadas este octubre y ahora acumula 64 en partidos de postemporada, con lo que rebasó a Dave Justice por el segundo lugar en la lista de todos los tiempos, sólo detrás de Bernie Williams (80). Beckett, como ya es costumbre, dio otro recital en el montículo al despistar a los Rockies con una recta que alcanzó las 97 millas por hora, además de una buena curva. El derecho de 27 años arrancó con las luces encendidas: los cuatro primeros bateadores que enfrentaron se poncharon abanicando la brisa. Eso no se ve todos los días, ya que el último en hacerlo fue el legendario Sandy Koufax, quien ponchó a cinco Yanquis en la serie de 1963 contra los Dodgers. Beckett lanzó pelota de seis hits en siete innings, con nueve ponches y un boleto gratis. Ahora tiene récord de 4-0 y 1.20 de efectividad en la postemporada este año. La única libertad que dio fue en el segundo, cuando dobles de Garret Atkins y Troy Tulowitzki, éste último al central con dos outs, sirvieron para la única carrera de los Rockies. Un par de relevistas cubrió las dos últimas entradas en forma impecable.

~ por Lic. Gerald Balery Peña en octubre 25, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: